La Dieta de 5 kilos en 3 días.

Son muchos los motivos que nos pueden empujar a necesitar realizar una dieta rápida. Querer reducir los kilos de más en unos pocos días conduce a la búsqueda de una dieta que sea efectiva y no sea peligrosa.

5 kilos en 3 dias

Hoy te mostraremos una dieta para que puedas cubrir esa necesidad y en la que podrás perder 5 kilos en 3 días y con estupendos resultados.
Es una dieta estricta, que no puede alargarse en el tiempo más allá de esos tres días. Después se debe continuar con una alimentación normal, sana y que no caiga en excesos. Pasados cuatro días podremos comenzar de nuevo si lo necesitamos. Si se sigue al pie de la letra, la pérdida de peso está garantizada. Este tipo de dieta está pensada para sacarte de un aprieto, siempre que no tengas problemas específicos. No debemos olvidar que al consumir pocas calorías vamos a necesitar beber mucho. Alargar este tipo de alimentación por más días, solo nos ralentizaría el metabolismo y acabaríamos recuperando los kilos perdidos.

La dieta para perder 5 kilos en 3 días es la siguiente:

Día primero.

En el desayuno: café o té, pomelo, una rebana de pan tostado y dos cucharaditas de crema de cacahuete.
En la comida: 85 gramos de cualquier tipo de carne, una taza de judías verdes, una taza de remolacha, una manzana pequeña y una taza de helado de vainilla.
En la cena: una taza de atún, una rebanada de pan tostado y café o té.

Día segundo.

En el desayuno: un huevo, un plátano, una rebana de pan tostado y café o té.
En la comida: dos salchichas, una taza de brócoli, una taza de zanahorias, un plátano y una taza de helado de vainilla.
En la cena: una taza de queso cottage y cinco galletas saladas.

Día tercero.

En el desayuno: cinco galletas saladas, una rebanada de queso cheddar, una manzana pequeña y café o té.
En la comida: una taza de atún, una taza de remolacha, una taza de coliflor, una porción de melón y una taza de helado de vainilla.
En la cena: un huevo cocido y una rebanada de pan tostado.

Dieta de 1200 kilocalorías

La dieta de 1200 kilocalorías es la dieta hipocalórica más fácil de llevar para el que la inicia por su aportación de nutrientes y porque se adapta al ritmo de vida de una persona que trabaja fuera de casa debido a la variedad de alimentos incluidos. Cualquiera que esté dispuesto a iniciarla, tendrá que tener en cuenta una serie de aspectos, entre los que se encuentran el reparto calórico en cinco comidas a lo largo del día, que contarán con la presencia de hidratos de carbono, proteínas, vitaminas y una ligera cantidad de grasa, generalmente vegetal, en cada una de las ingestas.

Dieta-1200calorias

Un menú tipo trataría de combinar una pieza de fruta, una pequeña porción de pan con margarina y una bebida caliente con leche descremada en el desayuno; un lácteo descremado y una rebanada de pan integral serían la base de un almuerzo ligero.

En la comida no debe faltar un primer plato ligero, consistente en un plato de verduras rehogadas con un poco de aceite de oliva, un segundo plato de carne a la plancha, que se alternaría con pollo o pavo, y un yogur descremado.

Antes de la cena habría que comer otra pieza de fruta para poder llegar a ésta sin hambre porque debe ser la comida más ligera del día puesto que es un aporte calórico que no vamos a consumir con actividad física y facilita la digestión para dormir lo suficiente; lo ideal sería pescado a la plancha con guarnición de verduras al vapor y un pedazo de queso fresco.

Dos veces por semana se sustituiría la carne de la comida por un huevo cocinado con poca grasa. Cumpliendo estas condiciones y añadiendo una actividad física moderada de una hora, que puede ser caminar, se conseguiría perder en torno a los cuatro kilos al mes.

Una dieta con 6 comidas diarias

Es muy importante cuidar la alimentación como base principal sobre la que fundamentar una vida sana. Es un error común pensar que el método más efectivo para perder peso es eliminar comidas, y son muchas las personas que deciden prescindir de la cena o el desayuno para conseguir perder esos kilos que le sobran. Nada más lejos de lo recomendado por nutricionistas expertos que, en un muy alto porcentaje, alientan a realizar 5 comidas cada día.

dieta-seis-6-comidas

Un mejor reparto de las calorías ingeridas a lo largo de una jornada hace que nuestro cuerpo sea capaz de asimilarlas mejor evitando, además, que llegue ese temido momento en el que el hambre ataca y la tentación de picar entre horas se hace insoportable. En estos casos la fuerza de voluntad suele flaquear y es una muy ardua tarea llevar a cabo cualquier tipo de dieta, especialmente las más restrictivas. Cuando la fuerza de voluntad cede a los deseos y la gula, viene el atracón y con ello la acumulación de calorías extra en nuestro cuerpo.
La dieta de las 6 comidas diarias propone una ruptura de los esquemas planteados por los nutricionistas añadiendo una comida más a esas 5. Se trata de hacer 6 comidas ligeras y sanas con un aumento de frutas y verduras y una menor cantidad de hidratos de carbono que deberán acompañarse, como todas las dietas, de un poco de actividad física.
Es importante tener en cuenta que durante el día la quema de calorías será mucho mayor, sin embargo, en las horas de sueño el consumo calórico es mínimo. Por ello es importante hacer un desayuno más fuerte que el resto de comidas diarias y una cena más ligera con ausencia de azúcares y grasas. Entre horas optaremos por comer frutas, zumos o yogures que calman el apetito de forma sana y nutritiva.

Adelgazar a contrarreloj: sólo 400 kilocalorías diarias

Si tenemos en cuenta que, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la cantidad mínima diaria de calorías recomendada ronda las 2.000, podemos hacernos una idea de lo reducido que supondría ingerir solamente 400.

Tal y como señala la Fundación Española de Nutrición (FEN), la dieta de las 400 calorías forma parte de un tipo de dietas denominadas “hipocalóricas desequilibradas”. Se trata de todas aquellas que contienen un bajo contenido en energía. Entre ellas, las más conocidas son la Clínica Mayo, toma la mitad, Victoria Principal, cura Waerland, dieta cero o ayuno terapéutico.

dieta clinica mayo 400

La primera de ellas, la dieta de la Clínica Mayo, consistiría en seguir un rígido menú durante 15 días basado en un desayuno que incluiría, durante la primera semana, una taza de té o café, un pomelo y dos huevos duros. En la segunda, se sustituirían los dos huevos duros por una tostada. El plato principal estaría compuesto, nuevamente, por dos huevos duros, o bien, carne con verduras como el apio, tomates o pepinos. Se caracteriza por un alto consumo de huevos y una exclusión de productos lácteos. Además, las únicas bebidas permitidas son el café y el té. En definitiva, se calcula que con ella es posible perder entre 2,5 y 4 kilos durante la primera semana y, de medio a un kilo, en la segunda.

Diferentes expertos, como la Asociación Española de Dietistas-Nutricionistas (AEDN) y la FEN, alertan sobre los riesgos de lo que denominan “dietas mágicas” y, en concreto, sobre un consumo tan bajo de calorías. En relación con la dieta mencionada, la FEN señala que podría ocasionar un importante déficit de calcio ya que no consigue ni siquiera llegar al 30% de las ingestas recomendadas.

Dieta para colon irritable

Lo más importante para las personas que son diagnosticadas con el síndrome de colon irritable y presentan periodos de diarrea alternados con episodios de estreñimiento es controlar la dieta. El aumento de la ingesta de alimentos ricos en fibra es la base fundamental de la dieta para colon irritable.
El consumo diario de verduras, pan integral o frutas con piel junto a suplementos como el salvado de trigo ayudan a mejorar la sintomatología que presenta esta dolencia.

alimentos ricos en fibra

Hábitos alimenticios adecuados y cambios de conducta

Con independencia de la incorporación de fibra a la dieta es muy importante la modificación de ciertos hábitos alimentarios por parte de las personas aquejadas de colon irritable. Los cambios en el patrón de alimentación deben incluir:

  • Masticar los alimentos despacio.
  • No comer de forma copiosa. Hacer comidas poco abundantes y más frecuentes.
  • Evitar alimentos flatulentos como las legumbres, la cebolla, la coliflor o la col y no tomar bebidas que contengan gas.
  • Llevar una dieta abundante en proteínas como las que aportan las carnes y pescados y muy baja en grasas.
  • Beber 2 litros de agua al día. Especialmente en periodos de estreñimiento.
  • No abusar del café, chocolate, té y derivados lácteos durante los episodios de diarrea.
  • No ingerir alimentos que puedan desencadenar o agravar los síntomas del colon irritable.

Además del cambio de estos hábitos es esencial seguir conductas como: realizar ejercicio físico moderado, respetar un horario fijo para las comidas, intentar evacuar tras el desayuno, no abusar de los laxantes, evitar el estrés y las situaciones de nerviosismo y aplicar calor local en el abdomen para aliviar el dolor.

Dieta a seguir. Alimentos aconsejados

Los alimentos recomendados que se pueden ingerir dentro de las distintas comidas diarias en una dieta para colon irritable son:

  • Desayuno y merienda: pan integral, infusiones, azúcar, leche de almendra, zumo de frutas natural, margarina y frutas como la pera, el plátano o la manzana.
  • Comidas y cenas: huevos frescos pasados por agua, pescados al horno o a la plancha como la merluza, la carpa, el lucio, el lenguado o el rodaballo, sopas y caldos de carne o vegetales sin grasa, arroz, pasta y patatas cocidas o al horno, carnes de cerdo, cordero, pollo, pavo o ternera al horno o a la plancha, pan integral, manzana al horno, jalea y ensalada de tomate, lechuga o escarola.
  • Condimentos y bebidas: usar dos cucharadas al día de aceite de oliva, maíz o girasol, condimentar con sal si no interfiere con otras patologías como la hipertensión y beber solamente zumos naturales de frutas o agua.